jueves, 28 de abril de 2011

El monte no se libra de las basuras

Residuos plásticos se dispersan por el monte en un radio de varios kilómetros. El surtido de materiales contaminantes es variado: sacos de plástico que han contenido explosivos (foto), garrafas, sacas de de origen industrial, grades plásticos de envolver palets, tozos de planchas de porexpan... todo se dispersa por el monte, unas cosas rodando y otras volando. Almendros, cepas y barrancos, son lugares donde quedan agarrados estos envoltorios, otros continúan su recorrido a direcciones lejanas.

Las autoridades competentes lo saben, ¿piensan actuar?. El origen de estos plásticos es fácil de adivinar solamente con leer las etiquetas, proceden de cierta instalación industrial recientemente visitada por políticos aragoneses. ¿Que responsabilidad y respeto por el medio ambiente se puede esperar de una industria que cuando funcione sera contaminante, cuando ahora es incapaz de contener en sus instalaciones residuos de embalajes?. En el supuesto de que la empresa sea multada, que también saque un equipo de trabajadores y recoja todos sus residuos esparcidos por el monte.

José Román Roche

1 comentario:

BAJO CERO dijo...

Verdaderamente penoso. La autoridad no puede hacer casi nada si no se pilla in fraganti al que realiza los vertidos, salvo en aquellas contadas ocasiones en las que se pueda dilucidar sin margen de error que la basura proviene de un lugar determinado. Por ejemplo unos lodos de aguas fecales depositados en las orillas de un río y la existencia de una EDAR en las cercanías... blanco y en botella...
Un envase comercial...aunque sepamos con casi toda seguridad de donde proviene, ante un juez...no sé yo. Los envases de explosivos son, sin embargo, material cuyo origen será sencillo comprobar. Creo que no sería difícil con los agentes medioambientales o el SEPRONA poder actuar.
saludos
BC